Friday, August 12, 2016

6- Nozarashi

Clic aquí para ver capítulos anteriores:
 1  2 - 3 4 - 5

NOZARASHI
(INTEMPERIE)

* capítulo 6*




Un juego de verano
en el jardín japonés.

(a Ricardo Rodríguez Ponte, 
de cuyo apasionado trabajo 
hallarán esquirlas desperdigadas 
a lo largo de estos breves capítulos)


(RESUMEN DE LO ANTERIOR: 
Se trata de entender qué quiso decirle Ce con esa frase enigmática pegada en el libro de Hiroshige.
Se trata de encontrar al pez que ella se llevó al abandonarlo.
Ya que ella le impuso este juego, él está dispuesto a ganarlo.
¿Qué es lo que está queriendo decirle?,
La pista, sin dudas, es la campana,
por ahí se encuentra el siguiente eslabón.
Y sí, de repente se acaba de dar cuenta de que la pista 
estaba delante de sus narices:
retorna urgente al jardín japonés)


CAPÍTULO 5

Hoy a las diez en punto entré al jardín

subí la lomada, 
crucé el puente que atraviesa el agua,

por primera vez sin detenerme,



Once horas después sigo sin entender qué sucedió
a las diez y cuarto de la mañana
en el campanario del jardín.


Estas fotos que miro eran mi apuesta a un hallazgo, alguno. Un modo de salir de la angustia de anoche y del enigma de ella.





Disparar la cámara y ver después lo que no viera in situ.
Pero no puedo concentrarme:
"¿hoy no trajo el libro?"
, me dijo el tipo y eran las diez y cuarto.
No sé por qué, pero miré el reloj.

Hacía un calor de órdago y como emergiendo de la nada primero fue su voz
y después su cara,
sentado en la escalinata lateral del campanario.
Dejé el asunto de las fotos.

Le pregunté quién era pero respondió: "¿usted está interesado en...el amigo?".

¿Qué amigo?, yo no estoy interesado en nada, creo que dije. "¿Qué me estás?, ¿siguiendo?".


Me miró largo. 

Después respondió: "no lo sigo. Estoy a cargo del proyecto y lo veo volver con insistencia por acá... Entonces: ¿no?". Apoyó la pregunta con un gesto vago hacia la campana.

Nos medimos unos segundos. Vi que él empezaba a dudar, así que le cerré el flanco: "ni sé de qué hablás", y retomé las fotos antes de que fuera tarde. Permaneció un momento más y para cuando empezó a irse creí darme cuenta de algo: "esperá...¿a vos te manda Celina?".



Giró sobre sus talones y su mirada me hizo entrever que las cosas iban para peor.











(Para leer el capítulo 7, clic aquí)

Guillermo Cabado












Las fotos de la campana están tomadas en el jardín japonés de Buenos Aires.

La primer obra es de Aya Takano
(que sea de ella, se verá más adelante, no es ingenuo para esta historia de "Nozarashi")



La última imagen es una mirada sugerente de una obra de Makoto Aida
(obtenida en http://www.ramopics.com).

No comments: